Menú

Los aranceles punitivos impuestos contra las importaciones de productos procedentes de Estados Unidos han golpeado a empresas como Tyson Foods, Harley-Davidson y Brown-Forman (Jack Daniels).

Aproximadamente 12% de las importaciones anuales de bienes de Estados Unidos (282,000 millones de dólares de las importaciones totales de 2.3 billones de dólares) está sujeto a aumentos de aranceles, como consecuencia de las acciones de la administración de Trump, las cuales incluyen tarifas al acero y el aluminio.

En particular, Tyson Foods ha expresado preocupaciones sobre las medidas arancelarias de represalia en Canadá y México, señalando que, “debido a la guerra comercial en curso y las tarifas que se producen, estamos obteniendo menos por nuestros productos en algunos mercados clave”.

El cerdo es una de las categorías de exportación más grandes de Estados Unidos que enfrenta aranceles de represalia por parte de los dos vecinos de ese país.

A su vez, Harley-Davidson afirmó que los aranceles de represalia de la Unión Europea aumentan los costos de sus exportaciones a ese mercado en 2,200 dólares por motocicleta y destacó su intención de cambiar la producción a Europa para evitar este costo adicional, mientras que los informes de noticias sugieren que las tarifas de los metales podrían aumentar los costos de producción nacional en 20 millones de dólares.

En otra industria, Brown-Forman, el fabricante de Jack Daniels, argumentó que las tarifas de represalia reducirían sus ganancias del 2018 en 6%. El Whisky es otra de las categorías de exportación destacadas de Estados Unidos que enfrentan tarifas de represalia en la UE. También las cadenas de tiendas minoristas se han visto perjudicadas por el aumento de Los precios.

El director ejecutivo de Walmart, Doug McMillon, declaró que la compañía intentaría retrasar los aumentos de precios el mayor tiempo posible, pero que se estaba viendo afectada por las tarifas de la Sección 301 y, eventualmente, se vería obligada a aumentar los precios, con preocupaciones sobre “qué tendrán que hacer los clientes para pagar si las tarifas aumentan”.

En un caso más, el director general de Ford, James Hackett, afirmó que las tarifas de los metales le cuestan a la compañía 1,000 millones de dólares en ganancias.

Finalmente, Caterpillar indicó que las tarifas sobre acero y aluminio agregaron 40 millones de dólares a los costos en el tercer trimestre del 2018, con expectativas de costos de alrededor de 100 millones de dólares para la segunda mitad del año.

Estados Unidos anunció el 8 de marzo que fijaría aranceles globales de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional, y otorgó exenciones a 34 países, las cuales mantuvo a cambio de límites a través de cupos para los casos de Brasil, Argentina, Corea del Sur y Australia, mientras que las extendió sólo hasta el 1 de junio para México, Canadá y las 28 naciones de la Unión Europea. Inicialmente, estas tarifas entraron en vigor el 23 de marzo.

Fuente: El Economista.

Subir ⇑