Menú

La ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) por parte del Congreso estadounidense reducirá la incertidumbre, pero no eliminará por completo los riesgos de que las relaciones sean afectadas por otros aspectos en la agenda México-EU, señaló Citibanamex.

El T-MEC, la nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), puede no ser un acuerdo comercial “hermoso” para México, según el estudio T-MEC: Cómo se ven las cosas desde la perspectiva mexicana, publicado este martes .

La institución señaló que el reporte de la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC por sus siglas en inglés) está escrito de manera que enfatiza los beneficios para Estados Unidos, a fin de obtener apoyo por parte del Congreso de ese país para su ratificación.

Desde la perspectiva mexicana, “el reporte subvalora los elementos negativos para México”, como ganancias comerciales, efectos arancelarios y no arancelarios, desbalanceados beneficios de modernización, efectos adversos para el mercado laboral mexicano y flujos migratorios.

“Anticipamos que el peso pueda ayudar a amortiguar posibles choques a la economía mexicana, aunque prevalece cierta incertidumbre, desde nuestra perspectiva”, indicó Citibanamex

Se espera que el T-MEC sea votado por el Congreso estadounidense en mayo o junio y que entre en vigor en 2020, según declaraciones que hizo a finales de marzo marzo la subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Luz María de la Mora.

"Los temas laborales dentro del T-MEC no deberían ser controversiales y la evaluación de la USITC es positiva”, señaló el grupo financiero.

En resumen, agregó, el objetivo es asegurar que todas las partes reconozcan y cumplan sus obligaciones como miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Citibanamex señaló que como parte de sus compromisos en el TPP, México había iniciado el proceso para hacer los cambios legislativos necesarios para cumplir con este requisito.

La aprobación de la reforma laboral por el Senado de México el pasado 29 de abril “debe considerarse como parte de un proceso que comenzó en junio de 2016, cuando esa misma instancia legislativa aprobó varias reformas que involucran los litigios en cuestiones laborales”.

En este sentido, los acuerdos comerciales de Estados Unidos, durante más de una década, se han basado para garantizar su cumplimiento en un texto estándar en los capítulos laborales, y este es también el caso del T-MEC.

Sin embargo, para el grupo financiero, los legisladores estadounidenses ya no están convencidos de que esto sea suficiente, “y ven al T-MEC como una oportunidad para eliminar vacíos legales y garantizar el pleno cumplimiento de los compromisos laborales”.

Fuente: CNN Expansión.

En la opinión de:

A.A. Felipe M. González Jaimes
Presidente de CLAA.

El T-MEC elimina los mecanismos de solución ante disputas inversionista-Estado entre la Unión Americana y México. Para evitar este impacto, México tendría que enfocarse robustecer sus propios mecanismos de protección de la inversión..

Subir ⇑