Menú

A cinco días de que se redujeran los aranceles al calzado chino, el gobierno federal decidió dejarlos como están, evitando que los empresarios guanajuatenses se manifestaran en Palacio Nacional en medio de la voracidad del Dragón Chino.

El jueves 31 de octubre vencían los plazos a los aranceles del calzado y a partir del viernes primero de noviembre, los fabricantes chinos y exportadores mexicanos de dicho producto, se frotaban las manos para poco a poco consumirse a los productores nacionales, pero principalmente a los pequeños fabricantes leoneses y sus trabajadores.

Los empresarios mexicanos (micros y pequeños) han ido desapareciendo desde que el gobierno federal, principalmente la administración panista de Felipe Calderón, permitieron que el calzado asiático entrada a base del contrabando técnico que este año incrementó 8 millones de pares.

El mercado nacional según la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), es de 270 millones de pares de zapatos al año, de los cuales se calcula que entre 70 y 100 millones de pares de calzado entraron de China este 2019.

Según la cámara del calzado, se calcula que en el estado existen más de 3,500 empresas maquiladoras del calzado, de las cuales el 70% son micros y pequeñas ubicadas en su mayoría en León, San Francisco y Purísima.

Dicho modelo de producción se replica en el sector textil, en Moroleón, Uriangato, Irapuato, Abasolo, León, San Francisco y Purísima, se considera que también existen más de 3,500 fabricantes de textiles para calzado y ropa.

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) mexicanas no están preparados para competir con calzado que se encuentra en el país a precios por debajo de los 100 pesos.

Los agremiados a la Cámara del Calzado, gobernada por empresarios dueños de empresas medianas y grandes, se han manifestado en contra de que los chinos paguen menos impuestos a México, introduzcan más zapatos baratos y obliguen a la desaparición de la industria en la ciudad, pues esto traería pérdidas de entre 10 y 15 mil empleos en dos años, calculan.

Actualmente el gobierno de México aplica un arancel de hasta el 30% a las importaciones de calzado provenientes de países con los cuales no tiene firmado acuerdos de libre comercio, como es Vietnam y China.

Por lo tanto, exigieron a la titular de la Secretaría de Economía Graciela Márquez que aplicaran algún otro esquema de protección arancelaria para defender el mercado mexicano de las importaciones asiáticas, en especial las de Vietnam y China.

En agosto la Cámara de la Industria del Calzado de Guanajuato (CICEG), solicitó a la Secretaría de Economía un esquema arancelario que les permitiera estar protegidos a lo largo del actual sexenio y no estar negociando cada seis meses los aranceles con los chinos.

En febrero del 2019 el gobierno mexicano estableció un acuerdo por seis meses, por el cual se estableció un arancel que llega a ser de hasta 30% a la importación de calzado de naciones que no tienen acuerdos con México y que de no renovarse o sustituirse tendría serias afectaciones a las empresas mexicanas.

El gobierno federal fue señalado por los empresarios leoneses de pretender reducir los aranceles al 20%, lo que afectaría acegl 70% de las unidades productivas de calzado en México que tendrán un efecto negativo y se perderían de inmediato 15,000 empleos, como resultado en el incremento de la importación de zapato asiático.

Pese a las pretensiones de la Secretaría de Economía, el presidente Andrés Manuel López Obrador cumplió su palabra de campaña y no redujo los impuestos a los chinos, impidiendo que su calzado barato inundará el mercado y perjudicará principalmente a los trabajadores leoneses, pues es en León donde más existen las mipymes del zapato.

“Los que se dedican a la industria del calzado y textiles les informó que hemos tomado la decisión de mantener la misma política arancelaria, no se van a reducir los aranceles para proteger la industria nacional”.

López Obrador reiteró su compromiso con los empresarios de Guanajuato que fabrican calzado, a quienes les enfatizó que se está protegiendo más a la industria nacional que en las administraciones pasadas, especialmente en la gestión del panista Felipe Calderón, donde se permitió que creciera la llegada del calzado Chino al país.

“Que sepan en Guanajuato que quienes se dedican a producir calzado y textiles que se está protegiendo y apoyando a las empresas nacionales, muy distinto a la política que se llevó a cabo en sexenios anteriores, al calzado afectaron mucho a los fabricantes de Guanajuato, a los talleres pequeños que elaboran zapato”.

Por su parte la titular de la Secretaría de Economía Graciela Márquez Colín, declaró que la decisión de mantener los aranceles vigentes al calzado y textil proveniente de China, “evitará la incertidumbre cada seis meses en los empresarios mexicanos, el acuerdo termina el 31 de agosto del 2024”, fecha en la cual concluye el mandato de López Obrador como presidente de México.

La secretaria de Economía agregó que el gobierno federal, “trabaja con aduanas y el Sistema de Administración Tributaria, para vigilar el contrabando técnico” para que no exista un ingreso desmedido de zapato y textil de China.

Por su parte, el presidente ejecutivo de la Cámara de la Industria del Calzado en Guanajuato, Alejandro Gómez Tamez, declaró que la medida “ofrece a los empresarios guanajuatenses certidumbre para invertir en México y generar empleos”.

Gómez Tamez reconoció que “el gobierno federal atendió al llamado del sector calzado y textil de Guanajuato”, y a los miles de leoneses que se dedican a la maquila del zapato.

El directivo de la Cámara concluyó que los empresarios del calzado están comprometidos con el presidente de México para generar más empleos y mejor pagados, pues existe una cancha más pareja entre los empresarios mexicanos y los chinos.

Fuente: ADN 40.

En la opinión de:

A.A. Felipe M. González Jaimes
Presidente de CLAA.

Según las autoridades de la CICEG, la producción de calzado en México está concentrada en los estados de Guanajuato (70%) y de Jalisco, el Estado de México y la Ciudad de México respectivamente.

Subir ⇑