Menú

Como todos sabemos, uno de los motores de nuestra economía ha sido sin lugar a dudas el comercio exterior que, si bien es cierto tuvo una disminución sensible el año anterior, no por ello pierde su impacto en la economía nacional ya que representa alrededor del 79% del PIB.

Para llevar a cabo un flujo más ágil de las mercancías sujetas al comercio exterior, la Organización Mundial de Aduanas, con sede en Bruselas y quien es la rectora de la normatividad aduanera a nivel mundial, lanzó desde 2017 la Sexta enmienda o reforma la cual supliría a la emitida en 2012 vigente aun en México quien la implementó apenas el 28 de diciembre pasado. Huelga aclarar que ya está en puerta la Séptima Enmienda que entraría en vigor en el año 2022.

Estas Enmiendas tienen lugar cada 5 años y su propósito es actualizar la Tarifa Arancelaria vigente en el mundo y que como podemos notar vamos retrasados tres años en este tipo de implementaciones aun cuando las mismas son obligatorias para nuestro país. Esta implementación significó emitir una nueva Ley de los Impuestos Generales de Importación y Exportación (Ligie), que es la que contiene la Tarifa (Tigie), producto de esta nueva enmienda y que fue publicada en el DOF el 28 de agosto del 2020. La modificación no contempla cambio de aranceles ni de regulaciones no arancelarias y adiciona en cambio un quinto par de dígitos a la fracción arancelaria que originalmente contenía cuatro pares, es decir a ocho dígitos. Con esta reforma, las fracciones arancelarias estarán conformadas ahora por 10 dígitos, siendo justamente el quinto par adicionado conocido como números de identificación comercial o Nico y cada fracción arancelaria será adicionada con cuando menos un Nico.

Fuente: Milenio.

Subir ⇑