Menú

Con la medida habrá aumento de los costos para los importadores y exportadores por la duplicidad de servicios y costos de transporte terrestre, de aduanas y servicios logísticos, prevé la Cámara.

La eventual salida del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) de aerolíneas que ofrecen el servicio exclusivo de carga tendrá un impacto de 3.3% en las operaciones comerciales totales que se realizan (el resto son de pasajeros), de acuerdo con datos del 2022, año en el que se fijó su tope por el inicio de operaciones del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

El argumento del gobierno federal es aliviar la condición de saturación y mejorar la experiencia de viaje de los usuarios.

Sin embargo, dicha situación ya generó preocupación en la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) por los impactos económicos y sociales que se ocasionarán a la industria de carga aérea en el país y solicitaron, por lo menos, un año para hacer una migración adecuada y no los 90 días propuestos en el decreto del Presidente Andrés Manuel López Obrador, difundido este martes.

Con base en datos de la terminal, las 16 empresas que tienen actualmente actividad realizaron el año pasado 12,028 operaciones, de las cuales el 75.7% fueron internacionales. En los últimos diez años las actividades de carga tuvieron su mayor participación en el 2020 (el 5.3%) como resultado de la atención a la crisis sanitaria por el Covid-19.

Como organismo representante del sector, la cámara que agrupa a empresas como AeroUnión, Estafeta, DHL, FedEx, MAS, UPS o Amerijet, hizo público su posicionamiento sobre el decreto en un comunicado.

“El trasladar el servicio exclusivo de carga a otras terminales de manera apresurada afectará de manera significativa el correcto funcionamiento de la cadena de suministro, mermando la competitividad de nuestra industria e impactando cientos de empleos directos e indirectos que las operaciones de carga en el AICM generan”, se informó.

DHL respetará decisión

Luego de la difusión del decreto, DHL manifestó su opinión: México es un mercado de gran importancia para DHL. Como compañía que opera en más de 220 países y territorios alrededor del mundo, somos muy respetuosos de las instituciones, gobiernos y sus leyes. Nos mantendremos informados sobre este tema y actuaremos según la ley nos indique. Seguiremos trabajando eficientemente en favor de nuestros clientes y socios comerciales para seguir siendo su brazo logístico y nuestras operaciones se ajustarán efectivamente según sea necesario.

En cambio, un par de empresas mexicanas dedicadas a la carga comentaron que todavía analizan la situación internamente.

Con la certeza de que las empresas están en condiciones de trasladar sus operaciones a las terminales que les resulten de interés, y no exclusivamente al AIFA (terminal al que se le quieren sumar operaciones a la brevedad para mitigar pérdidas antes de lograr su punto de equilibrio), el Ejecutivo reiteró que la regulación propuesta permitirá solucionar el problema de la saturación del campo aéreo y de las terminales de pasajeros en el AICM.

En pronta respuesta, la Canaero afirmó que una decisión precipitada de mover las operaciones a otros aeropuertos generaría problemas logísticos para las empresas comparten pasajeros y carga en una misma aeronave, lo cual involucraría entre otros: la necesidad de transportar vía terrestre la carga entre los dos aeropuertos (considerando el elegido), saturando las ya congestionadas vías de acceso a la Ciudad de México hasta el AICM.

Además de que habrá aumento de los costos para los importadores y exportadores por la duplicidad de servicios y costos de transporte terrestre, de aduanas y servicios logísticos, esto sin mencionar que la legislación aduanera actual prohíbe el tránsito de varías mercancías fuera de los recintos fiscales.

Fuente: El Economista.

 
 
Subir ⇑